Cuidado de la Piel en Invierno

Cuidado de la Piel en Invierno

Problemas derivados del frío

En condiciones climáticas duras, por temperaturas bajas, las pieles aparecen más pálidas, fruto de la vasoconstricción. La piel experimenta una sensación de tirantez y como resultado de la capa formada por las células muertas, la secreción sebácea llega con más dificultad a la superficie para lubricar y nutrir la epidermis, dejándola seca y sensible. Los efectos de la calefacción, a menudo excesiva, no contribuyen a mejorar este estado de cosas.

Sensibilidad al frio 

Las pieles finas son más susceptibles a la agresión del frío. Se producen graves deshidrataciones. En cuanto a las pieles finas, tienen menos glándulas sebáceas, por lo tanto, su lubricación natural es baja. La contaminación ambiental, que no disminuye en invierno sino todo lo contrario, no sólo ensucia la piel sino que la irrita, produciendo distintos tipos de dermatitis. En general, un buen producto de limpieza y una crema, si puede ser oleosa, que contenga vitaminas E, A y C ayudarán a proteger y a prevenir los efectos de la contaminación y el frío.

Algunas recomendaciones para las pieles secas en invierno:

1) Durante la ducha la temperatura del agua debería ser lo más baja posible y la ducha, corta. La dermotolerancia de las sustancias detergentes depende del tipo y de la concentración de los tensioactivos. Son importantes las siguientes características: los productos de higiene deben ser hipoalergénicos (con un potencial mínimo de deslipidización, resecamiento e irritación), deben poder enjuagarse fácilmente y poseer una buena capacidad limpiadora.

2) No utilizar productos agresivos para el lavado de cara y cuerpo. Escoger productos suaves.

3) Hidratar a diario y varias veces al día la piel. Esto es especialmente importante en aquellas personas que padecen algún tipo de dermatosis (dermatitis atópica, psoriasis…). Un emoliente adecuado ayudará a mantener una piel sana durante el invierno.

4) Los protectores labiales en forma de bálsamo O/W o barra no ejercen el efecto pretendido si no se utilizan con la frecuencia adecuada. Un buen consejo es llevar siempre consigo el producto y renovar la aplicación cada vez que se bebe o se come. También es conveniente aplicarlo cada vez que el usuario se descubre a sí mismo mordiéndose o humedeciéndose los labios.

5) Cuidar la alimentación. Aumentar el consumo de vitamina C y antioxidantes. No olvidar beber entre 1,5-2 litros de agua al día.

6) Evitar el tabaco y el alcohol, ya que repercuten de forma negativa en la salud de nuestra piel, generando radicales libres. Además, el alcohol empeora la dilatación capilar facial.


Bibliografía:

https://aedv.es/comunicacion/notas-de-prensa/la-piel-y-el-frio-diez-consejos/

Escrito en 01/08/2020 Home, First Category 0 832

Dejar un ComentarioDejar una respuesta

Debería Ingresar para escribir un comentario.

Archivos de Blog

Categorías de Blog

Últimos Comentarios

Sin Comentarios

Buscar Noticias

QR code

Vistos recientemente

No hay productos

Menu

Comparar0
Menu